Ecos de Suresnes. Por César Sampedro, doctor en Historia

IMG_3318.JPG

Ecos de Suresnes.


El Congreso de Suresnes celebrado por el PSOE en 1974 y del que ahora se cumplen 40 años, supuso un hito no sólo para la historia del socialismo español sino para la historia social y política de España. Afirma Alfonso Guerra que no se puede entender la historia contemporánea de España sin la historia de este partido más que centenario. Realmente y desde el rigor del análisis histórico que algunos pretendemos realizar al estudiar la realidad, así lo podemos expresar.
Suresnes supuso una equiparación del socialismo español a la socialdemocracia europea, dirigida entonces por Willy Brandt, Olof Palme y François Miterrand. Fue este último quien acogió como presidente el Congreso celebrado en una pequeña localidad del sur de Francia. Miterrand recibía a los españoles pensando que aquello se trataba nada más de una reunión de socialista exiliados, pagando tal vez con ello la deuda de la terrible acogida que las autoridades francesas brindaron a los exiliados republicanos en 1936.
El Congreso coincidía al mismo tiempo con otro acontecimiento histórico acaecido en Portugal, la “Revolución de los Claveles”, protagonizada por los jóvenes coroneles del ejército que de manera pacífica y con el apoyo del pueblo derrocaron la dictadura del general Salazar, con similares características a la del general Franco en España.
El franquismo se encontraba en 1974 en sus estertores, pero de lo que se trataba entonces, y así consta en las resoluciones de este Congreso, era de afianzar los derechos y libertades, de ahí que el nombre del Congreso fuera “socialismo en libertad”. Sólo a consecución de las libertades y el avance hacia la democracia acabarían con la manida frase de que “España acaba en los Pirineos”.
De ahí la importancia de aquel Congreso celebrado en el exilio, de la acertada elección de “Isidoro”, nombre en clave de Felipe González, como primer secretario del partido, pues fue posteriormente el líder que supo equiparar España a la moderna socialdemocracia europea. Se sustituía entonces al “socialismo histórico”, al que se agradecía la legación del patrimonio, Rodolfo Llopis en el exterior, Pablo Castellano en el interior, por el llamado socialismo renovado.
Cuarenta años después, los que nacimos en democracia sólo podemos agradecer a los delegados de aquel Congreso su contribución a la democracia y a la construcción del socialismo en España. Aunque por otro lado, nos preguntamos que ha quedado como poso en la actualidad del espíritu de aquel Suresnes.
Han sido muchos los hechos acaecidos que desentonan con lo que supuso aquello. El primero y más reprochable, recordado por Guerra en la conmemoración realizada en Madrid, que “la ambición por el dinero ha hecho traicionar a muchos los principios del socialismo”. Lo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, no es más que una muestra de esta traición. Hay todo una historia de traiciones y felonías a los principios del socialismo que los más jóvenes tenemos la obligación de poner sobre la mesa.
Pero el legado de Suresnes supone una nueva oportunidad, la de reorganizar los principios de la socialdemocracia, en la lucha por la recuperación de los derechos sociales perdidos en los últimos años, de la recuperación completa del Estado del Bienestar construido en los ochenta, del triunfo de la política sobre la imposición de los mercados y de un progreso constante en la consecución de los derechos ciudadanos. Esos son los ecos de Suresnes que algunos queremos recuperar.

César Sampedro Sánchez.
Doctor en Historia.

Leer más

Gobernaremos las y los socialistas

IMG_1888.JPG

El cambio de gobierno en la sociedad valenciana y española ya está en marcha. No por lo que digan las encuestas, sino por lo que se oye y se siente en la calle.

Las y los socialistas tenemos la obligación y la firme voluntad de ser los protagonistas de un nuevo momento en la sociedad valenciana. Y para ello, presentaremos fuerza, confianza, crédito y un programa de gobierno serio, creíble y solvente. No se trata de elaborar un programa electoral: se trata de presentar el próximo programa de gobierno. Sin demagógicas electoralistas: vamos a gobernar y queremos hacerlo bien, con seriedad y contundencia. Para ocurrencias de última hora, hay otros.

Estamos en un punto de inflexión donde el esfuerzo de toda la organización tiene que estar únicamente centrado en un contacto permanente con la sociedad, en dar muestras de contundencia en las actitudes y en ofrecer propuestas claras y realizables que permitan un nuevo crecimiento social y económico.

Nosotros y nosotras conocemos la sociedad porque somos parte de ella, no como politicos, si no como ciudadanos y ciudadanas comprometidos, parte activa y consciente de lo que somos como pueblo y de lo que queremos ser.

Al PP ya no le queda nada, ni proyecto, ni liderazgos, ni estructuras. Solo les quedan mentiras para aferrarse a los cargos. Pero olvidaron sus cargas con la misma contundencia que la sociedad quiere olvidar sus caras.

Tenemos gente, buena gente, preparada y solvente. Estamos preparados y de nosotros y nosotras depende ofrecer la fuerza del cambio y el protagonismo de una nueva era en la Comunitat Valenciana y en España. Es nuestro compromiso y nuestra obligación.

IMG_0678.JPG

Leer más

Sociedad y Urbanismo, por Carmen Sánchez Mazón, de Bigastro (Alicante)

IMG_3201.JPG

Sociedad y urbanismo.

Teniendo en cuenta el abuso acontecido en los ultimos años, cuando oímos la palabra “Urbanismo” en la cabeza nos aparecen burbujas inmobiliarias, destrucción de nuestro entorno,….

Pero el urbanismo es algo muy alejado de todo eso, es la forma en la que creamos ciudad y creamos la forma de vivir de los ciudadanos.

Desde 1999, existen directrices europeas, cada vez más claras y contundentes, sobre la necesidad de que cuando se cree ciudad se haga de una manera sostenible.

Y, ¿qué es un modelo de ciudad o pueblo sostenible?, pues es aquel que une evolución con cohesión social y con el cuidado medioambiental.

Desde el punto de vista de que crear ciudad no es lo mismo que hacer miles y miles de viviendas, si no que es pensar como queremos que los ciudadanos convivan y desarrollen su vida de la manera más confortable, existe una área en ese proceso de crear que hasta ahora no se ha tenido muy en cuenta a la hora de la actividad urbanística: la cohesión social.

No hace falta explicar que la base de una convivencia tranquila entre todos los ciudadanos es que no exista discriminación, y que todos tengamos las mismas oportunidades. Y sabemos que el resultado de esa convivencia tranquila es una mayor sensación de felicidad y de seguridad.

Entonces, ¿por qué seguimos diseñando ciudades segregadoras?, ¿por qué seguimos pensando de forma claramente diferenciada en zonas de viviendas unifamiliares aisladas (chalets), y en zonas de viviendas con algún tipo de proteccion?

Cada vez se hace más urgente el tomar medidas desde la parte política y las administraciones para no seguir favoreciendo una sociedad a dos velocidades.

Tal vez una planificación en donde se analice por áreas las posibles desigualdades generadas o que se pueden generar, y a partir de ahí establecer las medidas correctoras, podría ser parte de la solución. Y dentro de esas medidas correctoras hay dos que son básicas:

1.- La creación de áreas poblacionales de dimensión similar a un sector urbanístico estándar, en donde coexistan todas las tipologías edificatorias.

Teniendo el espacio de cohesion creado es más fácil aplicar planes de apoyo que favorezcan la integración entre mayores, jóvenes, familias con nivel adquisitivo alto o bajo, inmigrantes, …

2.- Establecer como condición obligatoria y prioritaria la construcción de los equipamientos educativos necesarios.

Si existe una herramienta clave para la cohesión social de una ciudad: la educación. Por lo que no tiene sentido que se construyan los centros educativos lo último o no se mantengan o adapten de forma correcta. Cuando las familias ya tienen derivados sus hijos e hijas a otros colegios que no son cercanos porque las infraestructuras educativas no existen o no son suficientes, la integración social es prácticamente imposible simplemente porque no existe la suficiente interacción.

Teníamos los valencianos una oportunidad de empezar a trabajar y crear ciudad de acuerdo con el MODELO EUROPEO DE URBANISMO, generando políticas y legislación que favoreciesen de forma clara la integración social, y no seguir creando espacios de ricos o pobres, jóvenes o mayores,…..y esa oportunidad era la nueva Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje.

Esta nueva Ley deja la tan necesaria cohesión social en una mera declaración de intenciones, lo justo para cubrir el expediente.

Otra oportunidad perdida.

Carmen Sánchez Mazón es miembro de la comisión ejecutiva provincial del PSPV-PSOE de Alicante

Leer más

Datos de contacto

c/ Blanqueries, 4
46003 València
622 77 17 56
correo@francescromeu.es

Accesos directos